Luis Okamoto | Tiempo

00:00 / 01:27

En Japón el tiempo podría no medirse con relojes, sino a través del crecimiento del musgo, de las figuras que va dibujando el óxido. “Tal vez porque entienden eso es que no lo quitan”, dice Okamoto. Y dice además que malentender el musgo y el óxido como suciedad, como pasa “en otros lugares” y no como una manifestación de la vida, es síntoma de una sensibilidad atrofiada.

Ciertamente usar el musgo como medida del tiempo no nos serviría para las cosas inmediatas, las urgentes, me dijo Okamoto. Pero serviría para las que realmente importan.